2018/07/03

Ni me lo compro ni me lo guiso


Ni me lo compro ni me lo guiso, ni he pisado ni pisaré la gran Zara que ocupa casi toda la manzana con todo tipo de facilidades para el autoservicio. Estoy tentada de entrar, pero solo por motivos arquitectónicos, por ver cómo es el edificio por dentro, pero como tampoco es una necesidad vital, ahí se va a quedar.

He iniciado mi pequeña revolución personal que a pesar de saber que no va a servir para nada, como me gustan las causas perdidas y disfruto con mi tendencia a las pataletas, quiero practicar el consumo en aquellos comercios donde su principal valor añadido sea el trato personal. Vuelta al pequeño comercio que cuida los detalles.

Tengo mis elegidos, aquellos que luchan por su supervivencia, porque como ya nos enseñó Darwin "La naturaleza no premia a los mejores seres, si no a los que mejor se adaptan al medio" y actualmente el medio se rige por unos valores que no casan con la ética de mi casa, donde tu valor estaba en lo que eres y no en lo que tienes, valores muy alejados de dónde vienes y el poder que tienes.
 


2018/06/27

2018/06/20

Descubriendo el edificio Ilgner

Por fuera el edificio Ilgner me recuerda a un templo clásico, lo que no imaginaba es que en su día fué una nave de Altos Hornos inaugurada en 1927 que destacó  por su aire palaciego, lo que supuso una revolución estética, ya que en esa época los edificios destinadas a la siderurgia eran más funcionales que bonitos.


Es un edificio bello por fuera y por dentro, aún se conserva parte del alicatado en brillantes tonos azules y amarillos que no ha perdido un ápice de su colorido, ni el rastro de sus delicadas pinceladas.


El edificio ha sido rehabilitado pero aún conserva uno de los motores, cuadros de mando, palancas en gruesas placas de mármol, así como unas escaleras de las que ya no se hacen.

La falta de terreno de la época hizo que se edificara en una zona pantanosa, para lo que se hicieron unos cimientos que han demostrado estar muy bien hechos porque el edificio se mantiene firme.

Visitar el edificio actualmente rehabilitado con un aire que combina las líneas modernas actuales con restos de lo que en su día fué un centro siderúrgico ricamente ornamentado.


Actualmente alberga al BIC Bizkaia Ezkerraldea una entidad que apoya la promoción empresarial, centro incubadora y de eventos que sigue apostando por el desarrollo tecnológico y la innovación. Además el equipo que lo gestiona no sé si es más profesional o encantador, es un lujo realizar un evento allí pleno de buen gusto y con un trato inmejorable por parte de todo el equipo.



2018/05/15

Nos queda una canción

No es mi estilo, pero siempre he sentido debilidad por todo lo que implique "emoción"

RGDP, o cómo no vender tu alma y no morir socialmente en el intento



"La nueva normativa amplía los derechos de los usuarios y las obligaciones de las organizaciones"

Pero como todo en esta vida, lo que a simple vista parece una ventaja para los consumidores que verán sus datos más protegidos, se da la vuelta como la tortilla, para terminar en las garras de las grandes corporaciones que nos tienen cogidos por los...

¿Alguien se ha leído las condiciones que tienes que aceptar para seguir en una red social? ¿Y quien es el valiente que dice "no acepto"? Porque eso implica tu expulsión directa de esa red. Ellos saben que no te queda otra que quedarte porque tu reputación social está en juego, y hoy en día la reputación social es casi tan importante como la clase social.

Y ahí estaremos todos aceptando como borregos para poder mantener el nivel social que tenemos mientras esa red social utiliza tus fotos probando con ellas esa nueva inteligencia artificial que regirá tu vida, o mientras escanea todos tus contenidos los analiza y clasifica, todo ello filtrado por su retorcida doble moral porque al parecer no eres un adulto digital.

El resultado es que cualquier información puede probarse, usarse o venderse al mejor postor, todo esto con tu consentimiento.

Has vendido tu alma social al diablo

2018/05/12

Al mal tiempo...


Aquí estando agudizando la imaginación para hacerle un modelito a Mínimoni sin tener ni idea coser.


Al mal tiempo buena minifalda...


2018/05/08

Jetas de ayer, influencers de mañana

Sin duda no tenemos criterio, al parecer no somos capaces de escoger por nosotros mismos y necesitamos ayuda de algún "conocido/desconocido"  para que nos diga sin tener ni idea de nuestra vida, gustos o morfología que tenemos que ponernos y qué tenemos que comprar.
Lo sé, todo el mundo ha tenido algún modelo en su vida, alguien a quien parecernos, pero actualmente, y a la velocidad que vamos, llegará el día en el que la RSS de turno, con algún influencer de alto posting nos dirá hoy vamos todos de rojo, y todos de rojo, y mañana de azul, y todos de azul. Me horroriza solo el hecho de pensarlo...

El problema que veo no es solo que existan seres seguidos y copiados por la masa, si profundizamos en la calidad de su influencia aún es más decepcionante, porque el que sea más seguido no significa que tenga ni más conocimiento, ni más estilo. Detrás de un influencer hay muchas empresas que pagan con lo que para mi no deja de ser un banner.

Se distinguen estos grandes grupos de "influencers":

1)Famosos que encuentran otra línea de negocio más vinculada a su imagen de marca que a sus habilidades. Las empresas les pagan por ponerse esto o o lo otro. No sólo les sale gratis si no que ganan dinero, incluso puede pasar a ser su único medio de vida. Sinceramente que fulanita se ponga el bañador de la marca pichifí, o el bikini de puchuflú, y que ya se está agotando en la tienda, solo me dice que vamos a ir todas iguales a la playa. No le veo el sentido, soy muy rarita porque yo busco algo original.

2)Conocidos en las redes por "suerte, azar, compra de seguidores, quien sabe". El caso es que sin comerlo ni beberlo les siguen, porque lo de ser seguido no requiere un nivel alto de preparación o estudios. Tienen miles de seguidores por no hacer nada más que compartir sus chorradas y un día se creen que ser influencer es una profesión llegando a creerse dioses o exigiendo que les traten como tales. Estos van a las marcas pidiendo comida y ropa gratis, o lo que es peor haciendo alarde de un "chantage emocional" digno del mejor de los delicuentes.

Dicen que ser influencer es un trabajo a tiempo completo, pero la verdad es que no veo mucho sudor en su frente.

Solo hay un tipo de influencer en el que creo, ese que puede que no tenga muchos seguidores en las redes, pero conoce a todos los que le siguen, en las redes sociales y sobre todo en las reales. Es amigo de sus amigos, y apoya a la gente que se esfuerza y saca adelante su pequeño negocio. Y les apoya comprando, llevando a sus amigos, y sobre todo creyendo en su talento.